Páginas vistas en total

martes, 4 de noviembre de 2014

EL HERALDO DE LAS AVES



Hervasia es la mayor de sus primas, vive en una casa de campo con su abuelo, ella cuida de todas e intenta llevarlas por el buen camino, no tolera visitas altas horas de la noche, su vida es de carácter conservador. Ella vigila con recelo la vida de Inés, Soledad, Anastasia, Marisol, Izaskun y Nela.
Sus primas piensan que Hervasia está amargada, hasta ahora no se le ha conocido novio y si alguno la galantea ella se encarga de ahuyentarlo con su mala leche. El pasado mes de julio, Soledad salió con su domingo 7 al quedarse embarazada de un campesino de la zona, su abuelo entre lagrimas le brindo su apoyo pero Hervasia puso el grito en el cielo y le dijo de todo, hasta de lo que se iba a morir, sus principales acusaciones fueron falta decencia y respeto a los valores que le habían inculcado ella y su abuelo.
Pasados 4 meses, todas las mujercitas de la casa estaba locas por el retoño que llegaba, Inés tejiendo escarpines, Marisol cociendo trajes, Izaskun preparando un pequeña corrala de juguetes y Nela tejiendo un sueter, pero ¿dónde estaba Hervasia? Desde hace dos meses que casi no pasaba en casa, ya poco se la veía, llegaba tarde del campo y siempre con una sonrisa impropia de ella.
Un día Hervasia estaba hablando con Inés mientras lavaba ropa en el rio,  cuando de pronto un pájaro de color pardo verdoso, que delataba un antifaz en su cabeza negra al tener dos franjas blancas predominantes, empezó a emitir un sonido estridente ¡ápe oï, ápe oï! (aquí esta, aquí esta) su cantico que sentenciaba como cual juez en juicio final no se acallaba y parecía volverse más sonoro a medida que se acercaba a Hervasia.
De pronto Inés dice ¡es un bienteveo, es un bienteveo!  Ambas estaban asustadas porque  sabían lo que representaba la presencia de aquel pájaro tan peculiar, alguna de las dos sin duda estaba embarazada

León Cadogan, antropólogo y etnólogo que dedico su estudio a los guaraníes, se detuvo en la historia que hay detrás del canto anunciador del Pitogüe o Bienteveo, un pajarito pequeño que mide aproximadamente 21 cm, lleva dibujado un antifaz en su cara y su lomo es de color amarillo. Esta ave solo se reproduce entre la primavera y el verano, pone de 2 a 5 huevos por postura, cada temporada realiza 3 o 4 posturas, y la incubación de sus crías dura 13 días, después de 35 días a raíz del nacimiento, las crías se alejan del nido.
Pese a su aspecto amenazador es pacífico, su nido es desordenado, su canto puede variar dependiente de su estado anímico de ahí que su grito se interprete con diferentes significados dependiendo de la región. Es un ejemplar propio del sur de Texas y México hasta el Uruguay y centro de Argentina, con frecuencia se le ve cerca del agua, en las copas de los arboles excepto en los altos de las montañas.

Según la mitología es un ave que avisa la llegada de visitas inesperadas, anunciaciones de embarazos, pero los guaraníes lo catalogan como el nieto del mal corazón al cual el dios Tupá convirtió en pájaro por no acercarle un vaso de agua a su abuelo moribundo.

Escrito por K.Q.G
Derechos Reservados



4 comentarios:

  1. Muy interesante..Pero como termina la historia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hervasia estaba embarazada y con ello se daba cuenta que a veces los preseptos y valores se van al garete sin mas.... ;) toda una vida diciendo a sus primas de que no deben hacer esto o lo otro. jejej

      Eliminar
  2. Te iba a comentar en la entrada de El Campo de Higgs pero me sale que la URL no está disponible :S. Iba a decirte que me encanta encontrar un blog literario que vaya más allá de las novelas románticas, a mi me gusta mucho la mecánica cuántica, no es broma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Inma es precioso divulgar, la entrada que mencionas estara disponible en breve para que la comentes

      Eliminar