Páginas vistas en total

miércoles, 12 de noviembre de 2014

LA FORMULA MÁGICA DEL DESECHO


Emp$+ Gob.no regula= (TBJRSPOBRES) CRIMEN Y ECONOMIA ESTANCADA
Empresas eclipsadas por la ganancia+ gobierno que no regula= trabajadores pobres y sin oportunidades cuyo exponencial es el crimen organizado y la economía estancada

La chica del departamento 8, pasa como todos los días por la calle Fuencarral de camino a su trabajo y se entretiene comprando una chaqueta de 7.50 en la tienda OGMAN, esta súper alegre porque acaba de comprar lo que técnicamente es un CHOLLO, oferta inteligente de un producto que costaba más.
Al ver el precio es cuando la materia gris pregunta por qué tan barato, si sumamos todos los sueldos de los que contribuyeron a la producción de esta chaqueta, el precio no llegaría asumir ni el 2% de los costes.
Las cosas pasan por un metro cuyas paradas son: extracción, producción, distribución, consumo y desecho, de estas los compradores solo conocemos la del consumo.
Como el metro este proceso va en línea recta y es incompatible con un el entorno finito llamado PLANETA que es de donde se extrae los recursos. Las vacas no son infinitas, el agua tampoco, el petróleo menos, entonces porque producimos cosas como si no hubiera un “MAÑANA”
Este sistema tildado como producciónmanía tiene dos actores muy importantes llamados GOBIERNO y EMPRESAS, el primero es el encargado de velar por y para el pueblo, pero resulta que desde hace algún tiempo se ha convertido en una expendedora de gasolina que se dedica a distribuir más de la mitad de los impuestos que cobra al pueblo en la obtención ARMAS de todo tipo.
El segundo actor son las EMPRESAS, de las 100 mayores economías, cincuenta y uno son empresas, fieles súbditos de estas son los gobiernos que lustran los cimientos de las mismas y conceden a mansalva cualquier solicitud vía pellizcos de dinero que generan de lo que hoy el mundo está ahogado CORRUCPCION.
México es el país que menos impuestos recauda, tan solo un 2.5 % de ganancias de las empresas, mientras que de cada 100 mexicanos, 50 son pobres.
Bueno como vemos dentro de este metro ya empiezan aparecer presidentes, consejeros delegados, paradas pero y de donde se saca la gasolina para que este transporte eche andar, pues la gasolina son la cantidad de recursos naturales que se explota a diario, en los últimos 30 años hemos gastado 1/3 de las existencias naturales de la tierra.
Talamos, minamos, agujereamos, matamos y consumimos lo explotado más rápido de lo que reponemos los recursos naturales.
Si citamos algunos de los recursos naturales en peligro de extinción nos encontramos que la tala de árboles indiscriminada  reduce a un 40 % lo que nos queda de este recurso, al día se talan 2000 árboles, en el pulmón  amazonas, solo nos queda 0.3 % de agua en todo el planeta, el 80 % del recursos pesquero esta explotado, se prevé que en el 2048 no quede un pez sobre la tierra.  Las cifras de estos tres grandes recursos son extremadamente alarmantes.
En Estados Unidos con una población de 318. 185 000 habitantes, representan solo el 5% de la población mundial, sin embargo se gasta una 30% de los recursos y se desecha un 30 también.
Hasta aquí desengranamos la primera parada de este metro, ahora vamos a llevar estos materiales ya explotados a la producción en donde usamos energía para mezclarlos los materiales con químicos tóxicos y así fabricar productos contaminados.  En la manufactura se utilizan más de 100.000 químicos sintéticos de los cuales pocos y ninguno son analizados para verificar sin impactan en la salud humana y calcular el impacto sinérgico, es decir lo que producen cuando se mezclan con los otros químicos a los que estamos expuestos.
Vivimos en un planeta rodeado de tóxicos todo lo que consumimos para ingerir y utilizar esta hecho con ellos. Los principales químicos mortíferos para el cuerpo y especialmente para el cerebro, son los retardantes de llama abrumados, cuya principal característica es la resistencia al fuego, estos están presentes  en todas las cosas que consumimos y utilizamos desde la leche hasta los ordenadores.
La leche es un alimento que se encuentra en la primera fila de la cadena alimentaria, como bien sabemos la leche es el principal alimento para nuestros bebes, su contaminación constituye una amenaza para la natalidad.
Los humanos que reciben el mayor impacto de estos tóxicos son los que trabajan en las fábricas, mujeres y hombres que manipulan tóxicos y adquieren sustancias cancerígenas.
 Que hombre y mujer que llegue a saber todo lo que estamos contando podría trabajar en estos centros de acopio de contaminantes, pues la respuesta es simple gente a la que el gobierno no le ha dado ni la caña ni el pez, gente con necesidades que se levanta a trabajar para contribuir a la marcha de este metro.
En el mundo más de 200.000 personas salen de las zonas rurales a las urbanas con la esperanza de conseguir un trabajo y un salario para sobrevivir.
Solo la manufactura estadounidense supuestamente declara que emite 2000 mil millones de tóxicos al año, por el escándalo y rechazo de estas cifras las fábricas llevan los desechos hacia otros países pero como nunca se toma en cuenta a la naturaleza, el sobredesecho toxico se devuelve por el viento.
Avanzando a la siguiente parada de metro, la distribución, la norma en esta parada es clara, mantener precios de ganga y repartir el producto lo antes posible, eso solo se consigue porque en la anterior para se paga mal y poco al trabajador de la fabrica y para que no se queje se le recorta los beneficios laborales, pero esto no es suficiente para mantener el precio bajo también hace falta externalizar los costos, un fenómeno que hace desaparecer del libro contable muchos egresos.
Para explicarlo vamos a ir a un TODO CIEN  a comprar una grabadora cuyo precio es de 4 euros, si pensamos en el precio nos damos cuenta que no nos llega ni para pagar una ¼ parte del sueldo del empleado de la tienda.
Descubriendo algunos costes ocultos sabemos que el precio que nos llega a nosotros solo es una parte del coste real porque la otra parte la han pagado los niños que esta extrayendo el coltan necesario para la construcción de la radio en una mina de Sudáfrica, los miles de muertos que nos deja la explotación de petróleo en Irak para nuestra radio nueva, las niñas que trabajan en un subsuelo de algún lugar de china tratando el plástico que llevara nuestra radio, y  finalmente la menor que nos está ensamblando la radio en una maquiladora de Sonora-México.
Con esta información sabemos que en el libro contable de la producción de esta radio faltan los pagos a los países de los que se extrajo los recursos humanos y naturales.
Entonces antes  de comprar un móvil/celular tenemos que pensar en el consumo y manufactura responsable del mismo y preguntarnos si no estará pagado con el 30% de los niños que sacrifican su infancia para trabajar sacando coltan en el Congo.
Avanzando a la siguiente para de metro, llegamos al CONSUMO, no puede haber producción sin en este elemento.
Un habitante promedio consume el doble de lo que consumía hace 50 años porque hace 10 lustros se valoraba la buena administración, la inventiva  y el ahorro.
Marx índico que la naturaleza de los hombres depende de condiciones materiales lo cual condiciona su libertad y produce la pugna de las clases sociales, en cambio Eisenhower nos dejo claro que el fin del ser humano es producir y consumir a un ritmo maniaco.
Como vemos con el tiempo hemos tomado como regla la de Eisenhower  sin tomar en cuenta el matiz de Marx.
Es avergonzarte tener que desvelar que el fin del ser humano no es salud, educación, investigación, desarrollo, sino consumo.
Llegando al este vagón nos preguntamos cómo consiguieron que todos nos embarcáramos en esta parada, pues la respuesta es obsolescencia programada, es decir, diseñado para ser desecharse,  cada año solo se cambia una pieza de los televisores pero como  no puedes cambiar solo eso, lo tiras y compras otro.
Hace 50 años las revistas de diseño industrial ya nos avisaban a viva voz que se iban a crear productos desechables, la problemática surgía en cómo hacerlo sin que el consumidor pierda la ilusión de comprar uno nuevo, pues más tarde ese problema fue solucionado gracias a la obsolescencia  percibida que se encarga de abducirnos y convencernos de que tenemos que tirar las cosas, sus herramientas favoritas son el marketing y la publicidad que se reparte gracias a los medios de comunicación.
La televisión constantemente nos está diciendo que no vamos a la moda, que tanto vales tanto cuestas, hasta los coches tiene clase, no es lo mismo un mercedes clase A que un mercedes clase C, recibimos más de 3000 anuncios al día que nos invitan a cambiar de look nuestra casa, nuestra persona mediante la compra.
Vemos más comerciales al año de los que el alguien de la década de los 50 veía en su vida. Tenemos temporadas al año como la navidad que nos invita a regalar algo alguien de manera casi obligatoria porque si no lo hacemos no estamos dentro del redil.
Llegados a este punto nos damos cuenta que los habitantes de la tierra la única para de metro que cogemos es la del consumo, nadie sabe cómo está hecho lo que consume a diario.
En los años 50 la felicidad llego a rozar los limites más altos, a partir de la abolición del feudalismo tenemos más cosas, pero somos más infelices porque a penas no tenemos tiempo para dedicarnos hacer cosas de provecho.
La jornada laboral legal en países como España es de 40 horas semanales con jornada intensiva y partida de 8 horas pero las ilegales no tienen fin. Cuando salimos del trabajo si es que salimos, solo dedicamos tiempo a comprar y a ver la televisión.
La invitación a comprar en el vagón del consumismo nos lleva al vagón del desecho, porque de tanto comprar en casa no nos cabe un alfiler, el tamaño de las casas no es proporcional al consumo, el 99% de lo comprado en seis meses es basura.
Cada persona genera aproximadamente más de dos 2 kilos de basura por día, el doble de lo que generaba hace 30 años.
Y alguien se ha preguntado a dónde va la basura, pues las soluciones del gobierno y empresas son los rellenos y los incineradores, ambos tóxicos para la salud.
Los rellenos funcionan mal ya que son contaminadores de suelo y ni que decir de los incineradores que son auténticos contaminantes de aire ya que producen un tóxico llamado DIOXINA.
Algunas empresas por no lidiar con el  rechazo interno que producen los  incineradores y rellenos los exportan sin tomar en cuenta la expansión de los mismos por aire y suelo.
El reciclaje ayuda porque reduce la generación de basura, pero su contribución no es suficiente porque la basura que está en nuestra casa solo es la punta de la pirámide,  cada cosa que hay en nuestro basurero representa 70 cubos a la hora de producirla.
No se puede reciclar toda la basura porque hay cosas cuyo diseño es aprobado por el departamento de marketing y publicidad pero no por el departamento de reciclaje que no existe en ninguna fabrica de producción, por ejemplo los envases de zumo con capa de metal, cartón y plástico que no pueden ser separados.
Como vemos el metro encarrilado que tenemos en línea continua en un planeta finito necesita un freno, que está representado por la protección de arboles,  la producción limpia, los derechos laborables, el comercio justo,  el bloqueo de  rellenos e incineradores, pero la cosa solo cambiara cuando antes de comprar analicemos el sinnúmero de factores que han generado la producción de los artículos y rechacemos o aceptamos el producto final porque mientras tanto cada vez que compramos desechamos personas, recursos y basura a futuro.
Pero no todo está perdido, en ciudades como Viena se recicla el calor proveniente del metro para generar electricidad, esta es ejemplo de energías renovables pero hay más opciones como: la sustentabilidad, la equidad, la química verde, basura cero, producción de ciclo cerrado, economías locales y vibrantes.

Escrito por K.Q.G
derechos reservados

1 comentario: