Páginas vistas en total

lunes, 26 de diciembre de 2016

LUCY Y EL CPH4


Luc Besson,  director de la película Lucy muestra una protagonista que escribe en dos portátiles a la vez, lo que está muy bien como truco para impresionar, pero a efectos reales se puede llegar más lejos, por ejemplo, memorizar, comprender y replicar planos complejos en pocos minutos. En este camino de avances también se puede lograr la potenciación del cortex pre-frontal a través de la amplificación de la inteligencia con dispositivos que se pueden conectar a ordenadores para mejorar de forma notable la visualización espacial y las capacidades de manipulación.
En la película también se lleva al cinéfilo al terreno de los superpoderes, ligado a la mejora del córtex pre-frontal, esto conllevaría control mental de terceros, capacidad de predecir el futuro basándose en la observación de movimientos invisibles, todo esto hace volar la imaginación de lo que se podría conseguir como: predecir el alza y baja en la bolsa de valores e incluso diseñar futuros genios. Según el director de la película y su sinopsis todas estas bellezas se podrían conseguir gracias al cph4, esta célula como tal  si existe y se produce en la mujer embarazada a las 6 semanas de embarazo, está ataca al feto como una bomba nuclear orgánica contaminando su cuerpo, su función primordial es desarrollar el cerebro del crio. 

En el momento que el niño  hace un movimiento extraño la célula desaparece. Paralelo a esta realidad, está la ficción de la película que presenta al cph4 como una droga experimental de laboratorio que es extraída de una mujer embarazada para probar con ella y así poder desarrollar poderes  tele kinésicos lo cual no está comprobado al momento y se mantiene como hipótesis en estudio.

Fuera del film de Lucy lo que se sabe gracias a la ciencia es que los nootrópicos son drogas inteligentes que estimulan cognitivamente e incrementan la memoria, inteligencia, motivación, atención y concentración, todas estas proezas no la pone por encima de jalea real. Las ciencias avanzan a un ritmo vertiginoso para constatar que de los estimulantes naturales como el chocolate negro a la cafeína, se suman múltiples drogas de laboratorio empezando por la creatina, que no solo sirve para hacer deportes de resistencia hasta los novedosos estudios acerca de la amplificación de la Inteligencia.
También se empieza a contemplar el descubrimiento de dispositivos que se pueden conectar con ordenadores que amplíen la potencia del cortex visual, esto permitirá mejorar de forma notable la visualización espacial y las capacidades de manipulación.
Licklider realizo una investigación semejante en contexto a la de su contemporáneo en DARPA Douglas Engelbart. Ambos investigadores pensaban que las computadoras se podrían utilizar  para ampliar la inteligencia como complementos genéricos para los seres humanos.
Douglas Gelbart,  pionero de la interacción humana con las computadoras, dedujo que el estado de nuestra tecnología controla nuestra habilidad para poder manejar y manipular la información, y de la misma forma interviene en la capacidad de poder  desarrollar y mejorar las tecnologías.

 ESCRITO POR K.Q.G
DERECHOS RESERVADOS

EL CEREBRO UNA NUEZ EN CONSTANTE ESTIMULACIÓN



En Londres no es fácil ser taxista porque se tiene que pasar un examen llamado The Knowledge en el que se pone a prueba la memorización de más de 25.000 calles y miles de sitios de interés. Sólo la mitad de los aspirantes superan la prueba, este es un sitio perfecto para que un neurocientífico estudie si el cerebro expuesto al aprendizaje es capaz de modificarse.
En el año 2000, Eleanor Maguire, analizó a 79 candidatos a taxistas mediante una serie de escáneres cerebrales. A priori, ninguno tenía diferencia en su hipocampo posterior, donde reside la memoria a largo plazo y la ubicación espacial. Al pasar  cuatro años de estudio, Maguire volvió a analizar el cerebro tanto de los que aprobaron como de los que no lo consiguieron. Los 39 que aprobaron la prueba fueron aquellos que tenían un mayor hipocampo posterior.

Es decir, en cuatro años de estudio estas personas aumentaron la zona del cerebro que necesitaban para conseguir su objetivo. El estudio de Maguire es una demostración de la plasticidad del cerebro al ser capaz de desarrollar un talento a través del aprendizaje.

Realizar ejercicio permanentemente, entrenar la memoria con juegos dinámicos, ser curioso, pensar en positivo, comer saludable, lee libros, descansar lo suficiente, no utilizar el GPS, hacer las cuentas sin ayuda de  una calculadora, son varios de los comportamientos que se debe adoptar para que el cerebro vaya madurando y aumentando así, la capacidad cerebral.

Juan Segovia, psicólogo cuencano de la universidad de Azuay  indica que la mente nunca para de aprender y tampoco envejece, el cerebro tiene una capacidad para poder grabar  todo lo que percibe consiente e inconscientemente, nos explica que un experimento adecuado para verificar estas palabras es ver un foco de 100 watts, con luz de día durante 10 segundos, la experiencia al cerrar los ojos radica en que la retina muestra la grabación que hizo el cerebro de todas las tonalidades de luz que ha captado, dicho experimento fue ejecutado en niños y adolescentes  que experimentaron un desarrollo cerebral gradual, sin duda esto solo es comparable al obturador de una cámara cuando trata de capturar al detalle un objeto.



 La inteligencia de un individuo esta subyugada a la calidad de las funciones cerebrales. A lo largo del tiempo el ser humano ha tratado de mejorar la capacidad funcional del cerebro. Los padres en general  son los más preocupados por el coeficiente intelectual de los hijos y uno de los grandes deseos de hacer algo, surge cuando tienen un infante con retardo mental. En este caso, están dispuestos a probar cualquier remedio prescrito por un médico.
Los alimentos y los comportamientos no son los únicos que estimulan el cerebro también hay algunos tipos de drogas que han tratado de aumentar la capacidad funcional del cerebro.

En el mercado a día de hoy existen estimulantes para el sistema nervioso central y para aumentar la actividad cerebral. Dentro de una media taza de café, té o cacao se puede encontrar una poderosa droga que contiene de 30 a 100 mg de cafeína, la misma es un gran estimulante para el sistema nervioso central que causa elevación de ánimo y el aumento de alerta, reduciendo así, el cansancio y la fatiga. Una dosis de 1 gramo puede causar inquietud, irritabilidad, excitación, insomnio, temblor, palpitaciones, respiración rápida.



Otros estimulantes conocidos y altamente utilizados por los jóvenes son las anfetaminas cuyo apodo conocido Píldoras Pep y Speed, estas producen un aumento en el cálculo mental, así como en la actividad física. Los estudiantes las utilizan a la hora de dar los exámenes para mantenerse despiertos durante largas horas. Sin embargo, puede causar un estado de confusión en lugar de permitir mayor tiempo efectivo de estudio.

Muchos pacientes con narcolepsia que se duermen durante el día por períodos cortos han sido tratados con anfetaminas. Sin embargo también existen abusos en el área deportiva para aumentar la capacidad física es por eso que en competiciones de esta índole se realizan exámenes de orina para detectar la presencia de esta droga y posteriormente se descalifica al portador.

Otra droga vivificante es la creatina, actúa como un ácido orgánico que le entrega energía a las células del cuerpo, algunas personas la toman para ganar fuerza en los músculos, incluyendo para el cerebro. Según un estudio publicado en la edición online de Proceedings of the Royal Society, los científicos de la Universidad de Sídney en Australia determinaron que la creatina tiene la cualidad desacelerar los procesos mentales, lo cual sería significativo para nuestra actividad intelectual. 



 El chocolate también se presenta como un estimulador para el cerebro, comiendo una barra de chocolate se engorda de 35 a 200 gramos y a la vez también se ayuda a mejora de la memoria y el aprendizaje.
Las bondades del Omega 3 han sido más que anunciadas por los expertos en la salud, se encuentra presente en pescados, nueces y legumbres, contiene ácidos grasos que son ideales para ayudar a subir el estado de ánimo y  reducir el desgate cerebral producido por el cansancio o la edad.



ESCRITO POR KQ.G
DERECHOS RESERVADOS

LA CAPACIDAD FUNCIONAL DEL CEREBRO





El cerebro controla todos los aspectos de la vida, a medida de que el ser humano ha evolucionado el cerebro ha duplicado su tamaño, pesa solo 1,5 kilogramos pero consume el 20 % de todo el combustible que entra a nuestro cuerpo y genera la suficiente energía capaz de mantener encendido un bombillo, es similar a una casa vieja a la que vamos añadiendo habitaciones, escaleras y conexiones.







En 1997 la computadora IBM Deep Blue le ganó al campeón mundial de ajedrez Garry Kasparov en un partido de seis juegos, siendo que tres de estos fueron empate, aun a pesar de este experimento es necesario precisar que nuestro cerebro es un CPU de 16.8 mil GHZ (ilustración 1)  que cuenta con una capacidad indefinida de almacenamiento en la memoria interna sin tomar en cuenta que los  conocimientos van aumentando paulatinamente a lo largo de la vida.



Nacemos con la concepción de que solo utilizamos una parte mínima de nuestro cerebro que se reduce al 10%, dicha creencia es descabellada porque no es posible elegir el porcentaje de uso del cerebro ya que este obedece a las conexiones que tiene con el resto del cuerpo. Por ejemplo un hombre que ve una hamburguesa recién hecha cuando lleva cerca de 10 horas sin comer, de manera casi instantánea tiene todo el cerebro iluminado en alerta a comerse ese alimento.



Frente al uso, esta la capacidad,  el cerebro humano posee cerca de 1 mil millones de neuronas, cada una de estas forma por lo menos, mil conexiones con otras neuronas, totalizando más de 1 billón de conexiones. Si cada uno de estas neuronas solo pudiera almacenar una memoria o información, tendríamos problema de espacio “en disco”. La combinación de las neuronas hace que cada individuo pueda acumular muchos datos al mismo tiempo, aumentando así la capacidad de almacenamiento cerebral a aproximadamente 2,5 petabytes (1 millón de gigabytes).
Con lo cual si el cerebro  estaría capacitado para grabar series, almacenaría 3 millones de horas de videos, y la televisión necesariamente tendría que estar conectada por 300 años para completar todo el espacio libre.



Una vez que se tiene claro que el uso depende de los intereses del ser humano y que la capacidad del cerebro es infinita es gratificante matar el bulo de que solo se utiliza el 10% del cerebro.




La nuez como fruto seco  alberga una serie de partes comprimidas en una corteza, análogamente el cerebro humano (Ilustración 2) también lo hace al ser una maquinaria compleja que contiene millones de neuronas funcionando como procesadores elementales con conexiones entre ellas, que tienen idéntica capacidad en bits.




El numero de neuronas que hay en el cerebro es mayor al número de estrellas que se estima que hay en la Vía Láctea (1011) y equivale a unos 20 millones de libros de 500 páginas,  ósea la suma de todos los textos actualmente contenidos en todas las bibliotecas de la Tierra.  



















La computadora de mayor capacidad de almacenamiento de información del mundo es el cerebro puede contener hasta 280 trillones de Bytes. La unidad anatómica y funcional del cerebro es la neurona que cumple la función de célula del sistema nervioso.







El cerebro es  la porción más desarrollada del encéfalo. Al igual que la tierra está dividido en dos mitades, llamadas hemisferios cerebrales, uno derecho y otro izquierdo.              



Según Robert Birge, de la Universidad de Siracusa, el cerebro humano (ilustración 3)es capaz de guardar de 1 a 10 terabytes de informaciones, siendo que 3 terabytes sería la media más común. Esta comparativa fue realizada en 1996 y se usó como base la cuenta de neuronas, asumiendo que cada uno de estas fuera capaz de almacenar 1 bit.

Una década de estudios pasó y la respuesta cambió. Según el profesor de psicología Paul Reber de la revista Scientifican American, a pesar de que el  cerebro posea, probablemente, un límite de almacenamiento, es lo suficientemente grande para no tener problemas de capacidad.  Como vemos la capacidad cerebral es infinita por lo tanto el porcentaje que usamos depende de los estímulos que tengamos conectados hacia los circuitos cerebrales.








 Él dedico sus estudios a explotar el avance de las tecnologías basadas en la informática para poder manipularla y de esta manera mejorar los procesos individuales y de grupo.
Incrementar la capacidad y la habilidad del hombre para poder tener un mejor entendimiento a situaciones con problemas complejos, y  adaptarse a sus necesidades para solucionar los problemas era uno de sus cometidos como científico.



Llegados al siglo veintiuno las drogas experimentales recientes prometen agudizar los sentidos, aunque en algunos casos su eficacia y seguridad todavía se mantienen en duda. En un estudio cuyos resultados fueron publicados en un ejemplar de la revista Science de 2004, los investigadores utilizaron una droga con anfetamina para realzar el sentido del tacto en los participantes y medir sus efectos al clavar levemente agujas en sus dedos. Los investigadores creen que los resultados pueden ayudar a las víctimas de derrames que perdieron la sensibilidad en las extremidades. Esta es una prueba de alcance, de lo que las drogas podrían hacer con los sentidos desde reactivarlos hasta amplificarlos mediante la estimulación del cerebro.